Quantcast

The AQHA office is closed Thursday, December 25, Friday, December 26, and Thursday, January 1.

¿Cuánto Cuesta Correr?

Es crítico para los principiantes entender los gastos que conlleva ser propietario de un caballo de carreras.

September 13, 2012

Ochoa

Hay una vieja broma en el mundo de las carreras. “¿Cómo me puedo hacer de una pequeña fortuna con un caballo de carreras?”. ¿La respuesta?  Inicia con una fortuna grande. Aunque eso puede ser una ligera exageración, no hay duda que las carreras de Caballos Cuarto de Milla son un pasatiempo caro y riesgoso.

En el 2010, el corredor promedio en Estados Unidos ganó USD $7,438, mucho menos de lo que cuesta mantener un caballo en entrenamiento, ni siquiera por seis meses. En realidad no hay una respuesta sencilla a la pregunta de cuánto cuesta tener un caballo de carreras. Sencillamente hay demasiadas variables, pero un desglose de las diferentes categorías de gastos nos da una idea general del costo total.

“Creo que la perdición de muchos propietarios nuevos son las sorpresas, especialmente las sorpresas financieras”, dice el entrenador Ed Ross Hardy, quien en el 2010 ensilló a Givinitaroyaleffort, comprado como añero por un monto de USD $20,000, en el Heritage Place Futurity (G1) de USD $1 Millón por la sociedad LMR 2010. “Trato de exponerles todo claramente y darles un número alto de lo que pueden esperar para que estén plenamente conscientes de la inversión. Siempre les digo que si salen tablas, les irá mejor que a la mayoría”.

Pagando por Día
A excepción del precio de compra, el gasto mayor relacionado con tener un caballo de carreras es el entrenador. Como propietario pagará el “diario” del entrenador, que incluye todo el cuidado básico, alimentación y preparación para carreras de su caballo. En Estados Unidos varía por región, pero generalmente varía entre USD $30 y USD $50 por día. Generalmente verá las tarifas diarias más altas en los hipódromos principales con bolsas más grandes, mientras que las tarifas menores corresponden a los hipódromos más chicos.

“Aquí en California, la mayoría de los entrenadores andan entre USD $40 y $50 diarios”, dice Juan Alemán, quien tiene su base de operaciones en el hipódromo Los Alamitos y fue entrenador del campeón mundial del 2010,Apollitical Jess. “Eso incluye alimentación, suplementos, galope, mantener al caballo en condición y hacer todo lo que puede hacer un entrenador para mantener al caballo listo para correr”.

El entrenador, así como el jockey, también gana el 10 por ciento de las ganancias logradas cuando el caballo se coloca en primero, segundo o tercer lugar en carreras de un día para otro (maiden, claiming y allowance), y el 10 por ciento de cualquier posición calificadora en una carrera stakes, ó clásicos (con cuota de entrada).

Incluso los caballos más fuertes y sanos no corren todo el año y necesitarán tiempo de descanso en la granja. Aunque estos períodos no aportarán dinero ganado en bolsas, sus costos como propietario se reducirán. La tarifa diaria de un caballo de carreras pensionado en una granja es de USD $10 a USD $20 al día, dependiendo de la ubicación, servicios y prestaciones disponibles.

Dos Tipos de Propietarios
Además de la dificultad de precisar un costo exacto en que se pudiese incurrir durante un año como propietario de un caballo de carreras, la edad y el talento del caballo en particular, así como el programa de carreras que se planea, determinan una porción de los gastos.

“Hay dos segmentos: el dueño que quiere correr en los futurities y eso es completamente diferente por todos los pagos; y luego gente que quiere participar pero solamente como hobby y para divertirse”, dice Juan. “Obviamente, eso es más económico porque no se están haciendo esos grandes pagos a los futurities cada pocos meses”.

Si piensa correr un dos añero, uno de los gastos más grandes pueden ser los pagos de elegibilidad a los futurities. Aunque las carreras de un día para otro normalmente no llevan una cuota de entrada, para que su caballo tenga derecho a correr en prácticamente cualquier futurity necesitará hacer una serie de pagos que se irán a la bolsa final, con pagos que frecuentemente comienzan desde el año anterior a la carrera.

Por ejemplo, para competir en las eliminatorias de agosto para el All American Futurity (G1), en Ruidoso Downs, necesitará hacer el primer pago el noviembre anterior, cuando su caballo sea añero, y luego continuar con los pagos hasta el momento de entrar a las eliminatorias. En total gastará USD $3,850 para una posición en el partidero de las eliminatorias. Y eso es para un solo futurity. Los futurities de Ruidoso y Rainbow de nivel G1 tienen programas de pago similares, como lo tienen casi todos los otros futurities ricos.

Mantener esos pagos generalmente es responsabilidad del propietario, aunque muchos entrenadores hacen todo lo que pueden por ofrecer recordatorios –y consejos– en caso que pudiera ser prudente dejar de pagar.

“Si es un propietario nuevo, explicaré que hay que mantenerse al tanto de esos pagos para asegurar que no se pierda uno”, dice Juan.

Si olvida aunque sea un pago, puede haber multas grandes. El costo para suplementar un caballo al All American Futurity es USD $50,000 y no hay consideraciones para pagos tardíos al Los Alamitos Two Million Futurity (G1) y muchas otras carreras.

Ocasionalmente, una lesión anulará la oportunidad de un caballo como competidor en un futurity, otros pueden no madurar lo suficiente para correr como dos añeros y otros simplemente no tendrán el talento para competir a ese nivel. Sea el caso que fuere, la comunicación honesta entre el entrenador y el propietario es importante para que los pagos puedan detenerse cuando sea necesario.

Pero recuerde, no hay reembolsos de los pagos anteriores.

“Una vez que comenzamos a entrenarlos, si vemos que un caballo en realidad no tiene suficiente talento, llamamos al propietario y le aconsejamos que deje de hacer los pagos porque puede que solamente tengamos un caballo de reclamo (claiming)”, dice Juan. “Prefiero decirles la verdad y ahorrarles tiempo y dinero. Después de tres carreras, si los potros no demuestran talento, más vale dejar de hacer los pagos”.

Si piensa buscar premios de futurities más chicos, entonces esos pagos serán correspondientemente menores y los pagos para un derby (para caballos de tres años) normalmente son menores que los de un futurity. Y un caballo que participa en el Bank of America Racing Challenge puede competir en una serie de carreras en todo América del Norte con pagos totales de USD $500 a USD $800 por carrera, dependiendo de su división.

La mayoría de los entrenadores aconsejarán a sus clientes nuevos comenzar con un caballo de reclamo. El costo de entrada para reclamar un caballo puede ser tan bajo como USD $2,500 y con frecuencia puede volver a correr al caballo y tener oportunidad de ganar dinero de bolsas dos o tres semanas después de ser reclamado.

“Si usted es nuevo en la industria, un caballo de reclamo es una buena manera de iniciar”, aconseja John Buchanan, quien ensilló al ganador del All American Futurity de 1987, Elans Special. “Y si entra en una sociedad y hay cinco o diez personas participando con un caballo, también es buena manera de mantener bajos los gastos”.

Manteniendo Sano a Su Caballo
Una vez que se tiene un entrenador, es fácil hacer un presupuesto de sus gastos mensuales basándose en la tarifa diaria del entrenador, pero no se puede decir lo mismo del costo del veterinario. Los cobros del veterinario pueden incluir todo, desde vacunas hasta desparasitaciones hasta medicamentos del día de la carrera hasta inyecciones articulares y más. Un caballo sano puede costar solamente USD $100 al mes, pero otros pueden acumular una cuenta muchas veces mayor a ese monto.

“Es difícil hablar de una cuenta normal del veterinario y depende del caballo en particular”, dice Juan. “Pero para un caballo normal, puede ser entre USD $300 y USD $800 por mes”.

John resalta que la edad del caballo y la cantidad de hipódromos que el caballo visite también pueden afectar la cuenta del veterinario.

“Cada vez que se cambian de hipódromo, parece que se contagian de algo”, dice. “Aunque estén en tu establo, parece que ronda de los partideros a los caballos de guía. Los gastos del veterinario siempre son mayores con un caballo de 2 años; son como un niño de 6 años que va a la escuela y va a contagiarse de todo microbio que exista. Sencillamente hay menos enfermedades rondando para caballos de tres años en adelante”.

Transporte y Herraje
Si hace campaña con su caballo en Los Alamitos, que tiene carreras todo el año, no se tendrá que preocupar mucho por gastos de transporte, pero si corre en otro lugar, probablemente incurrirá en el gasto de llevar a su caballo de un hipódromo a otro durante el año.

Algunos propietarios transportan a sus propios caballos, otros le pagan al entrenador para que se encargue del transporte y otros le pagan a un tercero. Ed, quien entrena en todo el suroeste estadounidense y también en Iowa y Minnesota, dice que USD 50 centavos por milla es un buen índice para tratar de determinar el costo para el propietario. Como la mayoría de los entrenadores, establece su tarifa con base en mover su establo completo de un hipódromo a otro.

“Tengo que pagar seguro, desgaste y depreciación del equipo y, claro, combustible”, dice. “Si hay una situación especial en la que se mueve a un caballo solo, los costos pueden ser mayores, pero tratamos de mover un flete completo. Trato de ganar dinero entrenando y no fleteando, pero tampoco se puede hacer de forma gratuita”.

Un gasto que es relativamente fácil de aproximar es el correspondiente al herraje del caballo.  Generalmente, un caballo en entrenamiento requerirá herraduras de carreras nuevas una vez al mes y eso costará de USD $75 a USD $125 por ocasión.

Asegurando Su Inversión
Un gasto opcional que hay que considerar es el seguro contra mortalidad y robo. Aunque esta cobertura puede asociarse más con los corredores más valiosos y de élite del deporte, está disponible para caballos de cualquier valor. Las tasas varían dependiendo de la edad y sexo del caballo.

“Si asegura un caballo antes del 1 de noviembre de su año como añero, ésa es su mejor compra”, dice Walt Knorpp, propietario de caballos de carreras y co-fundador de Knorpp Insurance Agency en Clarendon, Texas. “La tasa (de añero) para cobertura completa de mortalidad y robo actualmente es el 3 por ciento del precio de compra del animal. Esa tasa seguirá vigente durante 12 meses, durante el amansamiento y entrenamiento y posiblemente seis meses de carreras (dependiendo de cuándo se compra la póliza y cuándo corre por primera vez el caballo), a menos que se castre al animal durante el período de la póliza”.
 
Con pólizas compradas después del 1 de noviembre del año como añero, la tasa estándar para caballos de carreras es aproximadamente 6.5 por ciento para potros y potrancas y 8.5 por ciento para castrados. El valor del caballo se determina de acuerdo a su precio en subasta pública o el precio al que se ofreció a la venta en una carrera de reclamo. En casos de caballos criollos u otro caballo que no ha pasado por una venta pública o evento de reclamo, el valor se puede establecer por el propietario, agente de seguros y aseguradora con base en el pedigrí del caballo. El valor puede cambiar durante el plazo de la póliza si el caballo llega a ganar una carrera de stakes o si cae en un grupo de corredores de reclamo de menor valor que el acordado originalmente.

Dependiendo del estado (en Estados Unidos), también puede haber gastos de seguro derivados del seguro de trabajadores. Sin embargo, el costo adicional frecuentemente se cubre con los pagos mayores de las bolsas disponibles para caballos que se colocan fuera de los primeros lugares, como en Los Alamitos, donde cada corredor gana por lo menos USD$300 y frecuentemente hasta USD$450. En estados sin requisitos de seguro de trabajadores frecuentemente no se paga dinero de la bolsa más allá del quinto lugar.

Aunque puede haber otros tipos de coberturas de seguro disponibles para caballos que compiten en otras disciplinas, como contra pérdida de uso y gastos médicos mayores, la cobertura contra mortalidad y robo es la única cobertura disponible para caballos de carreras.  

Resumiendo
Cuando suma todo, el costo total para un caballo de carreras puede andar entre USD $15,000 y USD $25,000, dependiendo de dónde corra y qué porción del año el caballo esté en el hipódromo.  Ciertamente, hay inversiones más seguras, pero los que conocen la emoción de las carreras le dirán que nada se compara con hacer campaña con su propio caballo. Y la mayoría de los que le pegan en grande con un ganador de G1 le dirán que aunque el dinero es muy bueno, es solamente una parte de la atracción.

“No hay mayor emoción que ver correr a un Caballo Cuarto de Milla, especialmente si tienes uno bueno”, dice John. “Si permanece en esto el tiempo suficiente, tarde o temprano se hará de un caballo bueno”.

Un gasto final que hay que recordar, y es relativamente pequeño, es el uniforme del jockey con sus propios colores. Los precios comienzan alrededor de USD $100 y van aumentando de acuerdo a su complejidad; puede adecuar a su gusto los colores y el diseño del uniforme que portará el jockey al montar a su caballo mientras corre por la pista. Nomás no pierda de vista que los gastos, al igual que los resultados de las carreras, son difíciles de predecir.

“Estos caballos son animales, no son máquinas”, dice Juan. “Hacerse de un gran caballo es difícil y en realidad depende de la suerte. Pero yo le digo a la gente que si quiere divertirse y ama a los caballos, entonces va a amar las carreras”.