Quantcast

Artritis

Sus Caballos También Pueden Padecerla

October 8, 2014

Horses in the cold

Conforme el clima se pone más frío, he notado que mi castrado Cuarto de Milla de 30 años de edad y yo estamos compartiendo el mismo problema temprano por la mañana – articulaciones endurecidas y un toque de artritis.

El proceso de envejecimiento trae algunos cambios inevitables en los caballos, como en nosotros, y uno de los más comunes es la artritis. Se ha calculado que aproximadamente el 20 por ciento de los caballos en los Estados Unidos tienen más de 15 años de edad, y se espera que muchos se adentren en sus treintas. Los caballos de avanzada edad están expuestos a diferentes condiciones de salud, incluyendo un cambio en los requerimientos nutricionales, los cuales deben de ser administrados, pero el desarrollo de la artritis es uno de los más serios.

La artritis puede causar dolor crónico, resultando en un decrecimiento en la habilidad para poder comer, caminar y disfrutar la jubilación. Aunque los caballos con mala conformación o con lastimaduras graves en las articulaciones durante su vida de trabajo están más propensos al desarrollo de la artritis, todos los caballos corren un alto riesgo cada año que pasa.

Artritis

La artritis es simplemente la inflamación de las superficies articulares. Las articulaciones de los caballos están cubiertas por una capa protectora por fuera (capsula articularía) y una capa interior (membrana sinovial) la cual lubrica el cartílago de la articulación para prevenir fricción y dolor. Cuando el caballo le aplica peso a la articulación conforme va caminando hacía adelante, el cartílago cambia de forma para absorber el impacto y distribuir la presión uniformemente. El transcurso del tiempo y el impacto repetido pueden causar inflamación en la articulación. La inflamación conlleva al deterioramiento del cartílago de la articulación, lo cual puede llevar al desarrollo de la destrucción progresiva del cartílago generando dolor, endurecimiento e inflamación de la articulación. Esto es especialmente cierto en caballos que tienen más de 15 años de edad cuando un cambio metabólico gradualmente ocurre el cual causa que los tendones y los ligamentos sean menos elásticos y que el cartílago sea más frágil.

Dependiendo de las articulaciones afectadas, conforme se desarrolla la artritis el caballo demostrará varios niveles de cojera. En caballos viejos, la dificultad para poder levantarse en la mañana es una señal segura de que se están volviendo artríticos, quizás en varias articulaciones.    

Tratamientos

No todos los caballos tienen la misma conformación o historial de ejercicio, por eso no todos los caballos sufren los mismos efectos negativos del envejecimiento. Muchos caballos son montados y trabajados hasta mediados de sus años veintes mientras que otros son artríticos sin poderse montar desde mucho más temprano.

Mi caballo aún se podía montar en las montañas en sus años veintes y solamente ha estado jubilado por los últimos tres o cuatro años. El tratamiento varía dependiendo del caballo, pero hay algunas reglas generales las cuales se aplican a todos. El ejercicio frecuente aumenta la circulación de los nutrientes hacia el interior de articulación y expulsa los desechos fuera de ésta. También fortalece los músculos del caballo y mejora la actitud de éste, su apetito y su sentido de bienestar en general.

Lo ideal es que el caballo pase todo el tiempo en los pastizales. Si se encuentran caballos jóvenes o más agresivos en los pastizales, los caballos más viejos deben de ser separados durante el tiempo de alimentación para asegurarse que estén recibiendo la dieta adecuada. Si no se puede suministra ejercicio natural en la pastura, suéltelos en el potrero por varias horas cada día o llévelos a caminar de la mano como último recurso.

Cree una dieta para el caballo la cual sea balanceada y pensada para las necesidades en sus articulaciones y para sus requisitos geriátricos especiales. Esto incluye 12-16 por ciento de proteína, mantener los niveles de calcio (menos de 1 por ciento) y un contenido levemente elevado de fósforo (alrededor de 0.4 a 0.65 por ciento), manteniendo una proporción cercana de 1.5:1. 

El suplementar el alimento con soya es una buena opción para proveer proteína adicional, y el aceite de maíz (1/2-1 taza por día) es una buena fuente de energía para los caballos delgados. Empiece a suministrarlo gradualmente en un lapso de dos semanas.

Administrando el Dolor

El dolor y la rigidez pueden ser tratados con la administración de drogas anti-inflamatorias sin esteroides tales como la fenilbutazona, flunixin de meglumina, aspirina, ketoprofen, etc.

Tengan en mente que estas drogas deben de ser administradas discretamente ya que el uso por largo tiempo puede causar problemas gastrointestinales o problemas renales. Sin embargo, cuando son usadas con discreción y periódicamente pueden ser muy beneficiosas.

Medicamentos inyectables para las articulaciones pueden ser administrados directamente en la articulación y son beneficiosos si alguna articulación especifica está causando el problema.

Suplementos intravenosos e intramusculares son beneficiosos cuando varias articulaciones están involucradas. Suplementos alimenticios orales pueden ser beneficiosos para el tratamiento de la artritis en caballos y se encuentran disponibles bajo varias marcas. La glucosamina es un precursor importante para el crecimiento sano del cartílago articular y le permite al cartílago que absorba grandes cantidades de agua, dándole una característica similar a la de una esponja la cual le permite absorber el impacto. El sulfato de condroitina se encuentra en el cartílago y es efectivo para inhibir las enzimas destructivas asociadas con la inflamación y el daño de las articulaciones.

La pregunta, por supuesto, es si estos productos sobreviran o no el proceso de digestión y alcanzarán las articulaciones del caballo. Algunas investigaciones demuestran que sí alcanzan la articulación en niveles adecuados, mientras que otras investigaciones indican que no. Ya que no hay contraindicaciones asociadas con el procedimiento de proveer los suplementos para las articulaciones oralmente, yo generalmente recomiendo que mis clientes por lo menos los prueben.

Conclusiones

Como se puede ver, el cuidado de un caballo viejo que sufre de artritis es bastante complejo. Todo comienza con una dieta apropiada y debe incluir un buen régimen de ejercicio y descanso. El seleccionar entre las opciones de tratamientos médicos es una decisión que usted y su veterinario debe hacer juntos después de examinar su caballo y determinar las necesidades específicas de éste.