Quantcast

Administrando la Salud de las Articulaciones

Aprenda de los tratamientos de las articulaciones de los atletas equinos.

September 13, 2012

Examen Genetico

Anteriormente platicamos de las cualidades de una articulación sana comparada con una articulación no sana. Comentamos las diferentes razones por las que una articulación puede tornarse no sana y métodos de administración que pudiesen ayudar a mantener más sana una articulación, permitirle al atleta equino una carrera más larga y productiva y la importancia de un examen completo de cojera utilizando diagnósticos para determinar con precisión el área y causa de la cojera o dolor.

En esta ocasión suponemos que se llevaron a cabo el diagnóstico y examen completo de cojera y que la fuente de la cojera se ha localizado en una o unas articulaciones específicas. Con esa información, el equipo del entrenador, propietario y veterinario pueden utilizar la información más actualizada para decidir el curso de la terapia que sea mejor para todos los participantes, con el caballo como la mayor prioridad.

Prevención

La prevención siempre es un buen lugar para iniciar con una buena salud articular. La salud a largo plazo comienza con la genética en el momento del empadre; seleccionar caballos con un historial de articulaciones sanas es un paso importante para prevenir la cojera.

Las patas son la base de la columna de hueso de la pierna. Por esto, un casco balanceado y recortado correctamente ayuda mucho a prevenir el desgaste anormal de las articulaciones, al permitir que las presiones en la articulación estén balanceadas de un lado al otro, en lugar de ser apretadas por un lado de la articulación y holgadas por el otro. Una articulación sobre una pata desbalanceada, como con una pata de talón corto y punta larga, se gastará como la llanta de un automóvil desalineado.

También tome nota que algunos métodos de entrenamiento se prestan a articulaciones más sanas.

Suplementos Preventivos
Hay una multitud de suplementos para articulaciones que presumen hacer de todo, desde disolver fracturas despostilladas hasta promover la salud de la articulación al aumentar el nivel del ácido hialurónico en la articulación, hasta eliminar lesiones de Osteocondritis Disecante. Estos suplementos se califican como medicamentos nutracéuticos.

Los nutracéuticos no los regula la FDA (Food and Drug Agency de EEUU, agencia federal reguladora de comidas y medicamentos), por lo tanto, recae en cada empresa asegurarse que sus productos cumplan con sus afirmaciones. Hay algunas empresas que hacen investigaciones muy a fondo para probar sus productos, pero muchas no lo hacen. Tenga cuidado con las frases “probado en clínica” y “aprobado por veterinarios”. Estas frases significan cosas diferentes para empresas diferentes. Los nutracéuticos son un área en la cual puede gastar su dinero de manera muy sabia o en la cual puede desperdiciarlo por completo. Asegúrese de utilizar un producto confiable.

Hay otros medicamentos que pueden ayudar a proteger la articulación. Se ha comprobado que el  glicosaminoglicano polisulfado, vendido como Adequan, se va a la articulación tras una inyección intramuscular. Dependiendo del programa de entrenamiento del caballo, un programa de inyecciones semanales, bisemanales o mensuales puede ayudar a mantener una articulación balanceada al ayudarle a la articulación a producir su propio ácido hialurónico y disminuir las enzimas e inflamación que son nocivas a la articulación. Hay muchas formas de glicosaminoglicano polisulfado disponibles a la venta, pero las fórmulas pueden variar en propiedades como el pH y otros factores que afectan la biodisponibilidad. El Adequan también se puede utilizar para tratar una articulación no sana al usar un régimen de dosis determinado por un equipo de veterinarios. Se puede inyectar de manera intramuscular, pero también se puede suministrar de manera intra articular (inyectado dentro de la articulación).   

Ayudando a Sanar el Daño
La enfermedad articular es un proceso. Puede iniciar con un poco de sinovitis (inflamación de la cobertura de la articulación) e inflamación general. Esto lleva al dolor, lo que lleva al uso anormal de la extremidad, que lleva al apoyo anormal de peso en la extremidad opuesta. Esto origina  una cascada de problemas, incluyendo desgaste anormal en la extremidad opuesta. Este efecto dominó es lo que hace tan importante la prevención como componente del tratamiento de la enfermedad articular.

Dependiendo de la gravedad del problema, el descanso siempre es un componente de un buen régimen terapéutico para un caballo con una articulación no sana. En una articulación inflamada muy ligeramente, un poco de descanso puede ser todo lo que se necesite para permitir que la inflamación pase y la articulación regrese a un estado sano de equilibrio. Sin embargo, hasta las articulaciones más ligeramente inflamadas pueden verse beneficiadas por el uso de terapia antiinflamatoria con un medicamento antiinflamatorio no esteroideo como la fenilbutazona y flunixin (Banamine®, Flunixamine®) o firocoxib (Equioxx®, Previcox®).

Estos medicamentos pueden ayudar a detener el ciclo de dolor y volver la articulación al equilibrio.  El cuadro general de la situación del caballo debe ser parte de la decisión del equipo con respecto a cuánto descanso y terapia antiinflamatoria son necesarios antes de avanzar a una terapia articular más agresiva. También hay que atender otras preocupaciones de salud aleatorias, como la posibilidad de úlceras gástricas ocasionadas por el uso de un medicamento antiinflamatorio no esteroideo. En muchos casos, la terapia temprana y agresiva es más benéfica a la articulación que una estrategia de “esperemos y veamos”. Ambas tienen su lugar. Hay que conocer todos los factores para decidir cuál es el mejor camino.

Inyecciones Articulares
Si se justifica una terapia articular más agresiva, hay varios métodos de tratamientos intra articulares.  En casos más avanzados, el tratamiento intra articular generalmente dará resultados más rápidos, comparado con terapias más conservadoras.

Los corticoides son los medicamentos antiinflamatorios más fuertes que se utilizan para tratar la artrosis (osteoartritis). Se ha determinado que las dosis bajas en cada articulación dan el mismo resultado que dosis más altas. Algunos esteroides, como la triamcinolona, pueden tener beneficios protectores en dosis bajas al inhibir la producción de sustancias nocivas a la articulación. Los esteroides también tienen una ventaja al ser relativamente económicos. Sin embargo, en dosis altas, los corticoides pueden ser nocivos para la articulación a largo plazo al inhibir la síntesis de proteoglicanos y afectar negativamente la organización estructural del cartílago.

Los corticoides se deben utilizar de manera sensata. La inyección al azar en articulaciones con altas dosis de ciertos esteroides puede rendir un beneficio a corto plazo pero, a largo plazo, puede acortar la carrera del caballo o por lo menos causar que baje a una categoría de rendimiento menor.

El ácido hialurónico es el lubricante principal de los tejidos blandos sinoviales. Se ha documentado que el AH reduce el dolor e incrementa la movilidad articular, tiene efectos antiinflamatorios y ligeramente analgésicos y mejora el rango de movimiento al aumentar la viscosidad del líquido articular.

El inyectar una articulación con AH también tiene el beneficio de estimular las sinoviocitos de la articulación a que produzcan su propio AH. El AH ayuda a regular la producción de enzimas destructivas para la articulación. Todos estos factores proporcionan una respuesta protectora de la membrana sinovial contra la inflamación articular. Ésta es una buena razón para inyectar AH en una articulación que se inflame fácilmente, especialmente en un caballo que desempeña el más alto nivel de rendimiento. Con mucha frecuencia son los caballos que se desempeñan al más alto nivel y dan su mejor esfuerzo los que padecen de articulaciones inflamadas. El disminuir rápidamente la cantidad de inflamación en la articulación hace más lento el proceso de degradación y mejora la salud articular.

Los medicamentos de AH para inyección intra articular los fabrican varias compañías y varían mucho en sus costos. La experiencia clínica dice que las preparaciones de mayor peso molecular de AH ofrecen el efecto más benéfico. Esto es comparable a la viscosidad y grado del aceite de motor.  Entre más intensamente se utilice el motor, requerirá aceite de mejor grado. Lo mismo es cierto sobre el AH. El AH más “espeso” generalmente rinde mejores resultados. Las malas noticias son que generalmente cuesta más que los productos de menor peso molecular de AH.

Utilizando las Inyecciones
El AH y los corticoides en realidad trabajan de manera sinérgica cuando se inyectan juntos. La articulación rápidamente obtiene el efecto inflamatorio del corticoide. Esto “enfría” la articulación para que las enzimas destructivas en la articulación no destruyan el AH recién inyectado. El AH lubrica y esto reduce, de manera secundaria, la inflamación y el dolor articular.

Cuánto dure la inyección depende de la condición de la articulación del caballo y su programa de competencia. En casos extremos, un caballo puede requerir una inyección de seguimiento dos o tres semanas después de la primera inyección. Pero, normalmente, un caballo que no demuestra cojera o dolor probablemente no requiera ser inyectado de nuevo tan rápidamente. Si la articulación está en equilibrio y está sana al ser inyectada, hay poca indicación que inyectarla de nuevo dos semanas después será benéfico, sólo porque hay que competir en algún concurso o carrera.  

¿Qué tan seguido es normal? De nuevo, depende del uso del caballo y la condición de la articulación. Algunos caballos se inyectan cada dos años, otros cada dos meses. Hay poco –o nulo– beneficio al inyectar una articulación sana. Siempre es mejor poner atención a la articulación buscando señales de inflamación y una disminución en su rendimiento para decidir si es tiempo de inyectar, en lugar de solamente tener al caballo con un programa fijo de inyecciones.

Mis clientes con frecuencia preguntan si el inyectar la articulación una vez ocasionará que el caballo siempre necesite inyecciones posteriores. Que la articulación se haya inyectado no es razón para que pueda requerir que se inyecte de nuevo en el futuro. Que la articulación no esté en equilibrio sano es lo que ocasiona la necesidad de inyectarla. La articulación no se vuelve adicta a las inyecciones articulares. En realidad, una inyección en el momento adecuado, en una articulación diagnosticada de manera correcta, generalmente será la única ocasión en que se necesite inyectar la articulación. Serán las articulaciones con problemas crónicos las que necesiten inyectarse con más frecuencia.

PARI
Uno de los productos de inflamación articular es una molécula de proteína conocida como interleucina 1. Una herramienta de tratamiento relativamente nueva que tienen a su disposición los veterinarios es una proteína antagonista de receptor de interleucina (PARI), que bloquea la capacidad de la interleucina de adherirse a las células de la articulación y causar daños. Hecho de la sangre del mismo caballo, la PARI se incuba de 20 a 24 horas con gotas de vidrio cubiertas de cromo. Luego se procesa en un centrifugador y se filtra el suero. La PARI filtrada se inyecta directamente a la articulación afectada. La articulación normalmente se inyecta semanalmente durante tres semanas y después conforme sea necesario. La PARI muchas veces funciona bien en una articulación que ya no responde al AH y los esteroides. También es buena opción cuando hay preocupación por el uso excesivo de esteroides.

Plasma Rico en Plaquetas
El plasma rico en plaquetas representa otra herramienta para tratar la enfermedad articular. Las plaquetas son uno de los tres tipos principales de células sanguíneas. Están repletas de factores de crecimiento benéficos que ayudan a reparar tejidos. El PRP se utiliza comúnmente para tratar lesiones a tendones y ligamentos y se utiliza más y más para tratar la enfermedad articular al inyectar el PRP directamente a la articulación. Este procedimiento se puede llevar a cabo en un par de horas. La sangre se colecta en tubos especiales y las plaquetas se concentran en un centrifugador. Como la esterilidad es muy importante al inyectar articulaciones, el PRP se debe preparar solamente en un laboratorio controlado.

Acupuntura
Los Chinos han utilizado la acupuntura para tratar la enfermedad articular durante más de 4,000 años. La acupuntura se basa en mantener balanceado el cuerpo. El principio es que toda enfermedad y dolor se debe a un bloqueo del flujo de energía (Qi). Hay 12 meridianos principales en el cuerpo, además del vaso gobernador y el vaso concepción. Todos estos meridianos tienen ciertos puntos. La acupuntura libera la energía bloqueada por medio del uso de agujas en estos puntos. Cuando se libera la energía bloqueada, la inflamación pasa.

Metas Terapéuticas
Las metas principales de las inyecciones articulares, terapia preventiva y todos los otros tipos de terapia articular deben ser minimizar el dolor, mejorar la movilidad y detener o prevenir el avance de cualquier daño a la articulación. Inyectar a un caballo con daño articular serio, como fracturas o daños serios al cartílago, puede que alivie al caballo durante suficiente tiempo para hacerlo competir, haciéndolo más susceptible a ser víctima de más lesiones que posiblemente pongan en peligro su vida. Inyectar articulaciones de un caballo con lesiones que se podrían considerar como finalizadoras de su carrera no es seguro y no se debe hacer. Ésta es la razón por la cual es importante el enfoque de equipo, siempre manteniendo como primera prioridad el bienestar del caballo.

Obtener un diagnóstico certero y entender el problema es siempre el primer paso para el tratamiento de la enfermedad articular y para mantener estas articulaciones equilibradas